DICCIONARIO ARTISTAS POZUELO ALARCÓN 2019

POZUELO, LORETO

Su obra es de profundas convulsiones, de retos y no dejar indiferente. El surrealismo sobrevuela, y también una nueva y profunda mirada a los estereotipos que definen el ser mujer. Como en el psicoanálisis, en la obra de Loreto Pozuelo resaltan,

a veces escondidas, las contradicciones de la vida.

Imágenes poderosas cuyo afán es imponerse.

 

J.G.


Como por arte de magia...

Lo bueno que tiene la obra de Loreto Pozuelo es que se explica sola. Por eso no hay dos cuadros iguales, como no hay dos gotas de agua iguales. En la gran tradición española de Buñuel o Dalí, de Ángeles Santos o Maruja Mallo, ella mira a la realidad como no puede ser de otra forma: dándole la vuelta para que se vea como es.

Es el juego muy serio de mirarlo todo como si fuese una broma, de buscarle tres pies al gato, un poco como a hachazos visuales algunas veces. ¿Ves ésto? Pues ahora verás. Y la artista, como buena prestidigitadora va asombrándonos con su arte de birlibirloque, como solo los buenos magos saben hacer, mantenernos con la boca abierta con sus apariciones y desapariciones.

Como por arte de magia... podría ser una de las recetas que aplicamos a la pintora. Y siempre tiene algo mágico el arte que no teme decir su nombre. Y siempre hay una llamada al juego, a la mirada lúcida de los niños que preguntan en voz alta, porque piensan y no les gusta comulgar con ruedas de molino, sapos o culebras. Los viejos cuentos encierran tanta sabiduría.

La obra de Loreto Pozuelo está llena de deslumbramientos, muchos compartidos con amigos, desconocidos, espectadores, coleccionistas. Como se declaraba Nacho Casares: “Soy rendido admirador. En Loreto siempre hay dobles y triples lecturas. Nada es lo que parece que da la sensación de que se revela algo concreto”.

 

 

Jesús Gironés

Pozuelo de Alarcón, marzo 2016

El rapto según Loreto Pozuelo

Dice Scherer que todos los niños en un momento u otro sueñan con la idea del rapto. La aventura aparece así como la suma de toda fantasía, de toda desinhibición, de lo inesperado fuera de los lazos bien atados de la familia.

Porque en torno al niño se crean desde que nace toda serie de imposiciones, de prohibiciones y de sometimientos. El rapto es entonces, desde la visión romántica del niño, una liberación, un cambio, una serie de aventuras siempre idealizadas y contradictorias del creerse independiente.

 

El arte es como un rapto, el artista se siente transportado hacia una serie de liberaciones que ningún adulto es capaz de conseguir cuando ha pasado el umbral de la madurez. El artista tiene la capacidad de soñar despierto y crear mundos en donde su mente se deja llevar por sus miedos, sus placeres, sus virtudes y sus maldades.

 

En su obra Loreto es niña y artista a la vez pues se deja raptar por ella misma y por su imaginación. Nos descubre un mundo entremezclado de pesadilla y sueño, donde muñecas Lolitas pervierten nuestro subconsciente y nos lanzan a una fantasía sexual prohibida y callada. Nuestros cuerpos se liberan y se convierten en trajes que se pueden intercambiar o en animales que sacian nuestra libido.

Pero lo curioso es que todo ese mundo en apariencia trágico y pervertido, Loreto nos lo ofrece envuelto en una estética de fervor casi religioso, una estética que en ocasiones a la burguesía bien pensante le puede parecer hiriente pero que demuestra una sutileza de trazos y de colores incluso de formato, que podría acercarse a cualquier icono medieval.

Sus dibujos elegantes y crueles nos lanzan sin dolor historias que bien admirarían Genet, Sade, Pasolini, Cocteau... y que en el mundo políticamente correcto que nos rodea es una ventana de aire fresco que nos devuelve nuestra infancia más oscura y morbosa y nuestra adolescencia donde todos éramos Pepi, Luci y Bom y nos meábamos encima de lo lógico.

 

Loreto es como sus dibujos, tierna y salvaje. Por eso es libre, porque como Frida Kahlo ella no necesita pies pues tiene alas para volar.

 

 

gmbO3

The kidnapping according to Loreto Pozuelo

He says Scherer that all the children in a moment or another dreams of the idea of the kidnapping. The adventure appears as well as the sum of all fantasy, of all desinhibición, of the unexpected thing outside of the knots very bundles of the family. Because around the boy they are believed since all series of impositions is born, of prohibitions and of subjections. The kidnapping is then, from the boy's romantic vision, a liberation, a change, a series of adventures always idealized and contradictory of feeling independent.

 

The art is as a kidnapping, the artist is transported toward a series of liberations that no adult is able to get when it has passed the threshold of the maturity. The artist has the capacity to dream awake and to create worlds where her mind is let take for its fears, its pleasures, its virtues and its wickedness.

 

In their work Loreto is at the same time girl and artist because it is allowed to abduct for herself and for its imagination. He/she discovers us a mingled world of nightmare and dream, where dolls Lolitas perverts our subconscious one and they throw us to a forbidden and quiet sexual fantasy. Our bodies are liberated and they become suits that can be exchanged or in animals that satiate our libido. But the curious thing is that that whole world apparently tragic and perverted, Loreto offers it to us wrapped in an aesthetics of almost religious fervor, an aesthetics that in occasions hiriente can seem to the very thinking bourgeoisie but that it demonstrates a subtlety of lines and of colors even of format that could come closer to any medieval icon.

Their elegant and cruel drawings throw us without pain histories that well Genet would admire, Sade, Pasolini, Cocteau... and that in the politically correct world that surrounds us it is a window of fresh air that returns us our darker and more morbid childhood and our adolescence where we all were Pepi, Luci and Bom and we urinated us above the logical thing.

 

Loreto is as its drawings, tender and savage. For that reason it is free, because I eat Frida Kahlo she doesn't need feet because he/she has wings to fly.

 

gmbO3

 

 


Loreto Pozuelo: la artista que no se traga la realidad.

La obra de Loreto Pozuelo aporta una mirada que juega con las contradicciones de nuestra ordenada vida. En sus  trabajos plasma algo que todos pensamos: el mundo al revés en que nos toca vivir. Más poética que crítica utiliza un lenguaje surreal, en que la idea clásica de belleza está muy presente. Sus potentes imágenes nos plantean las extrañas máscaras que nos obligan y nos obligamos a ponernos de forma natural -cuando aprenderemos que lo natural es una creación cultural-. Nuestro paraíso está lleno de contradicciones que la artista desvela en una estética de contrarios perfectamente apareados. Algo de juegos de una infancia perversa que no puede existir porque los niños son seres angelicales protegidos por una férrea normativa. Protección de la que escapan gracias a la imaginación.

Puede provocar inquietud de diversas maneras: más delicada, monstruosa o cartesiana. Más implacable o soñadora. Más dulce o corrosiva. Con sable o con granada. Puede ser una fruta o un arma mortífera. Una caricia o un bofetón. Gilda se quita el guante y parece que ya no hay colas delante de los cines pero se nos han quedado dentro de nuestra educación sentimental. Los que amamos siempre hacemos una elegía del amor. Loreto se come las lágrimas y casi no se le nota porque  la voluptuosidad también es una experiencia plástica.

 

 

 

 

J. G.